Publicado: 27 de Septiembre de 2017

Mantener la casa a la temperatura adecuada se ha convertido en lujo debido a los precios de la energía en nuestro país.

Te damos 12 consejos para ahorrar al usar la calefacción.

  • Extraer el aire de los radiadores. Cuando comienza el invierno es necesario purgar o sacar el aire a los radiadores para que calienten con toda la potencia necesaria.
  • Mantener la temperatura adecuada. Es mejor abrigarse un poquito en casa que llevarse un susto con la factura. 21 grados es la temperatura ideal para calentar un hogar de forma confortable. Con un termostato podrás mantener una temperatura óptima durante todo el día y ahorrarás entre un 8 y un 13% en tu consumo.
  • Programa el encendido. Si pasas poco tiempo en casa no dejes la calefacción encendida aunque sea a baja temperatura, no es rentable. Lo mejor es programar su encendido una hora antes de que llegues.
  • No calientes las habitaciones que no utilizas. Cierra la llave de los radiadores de las habitaciones que no utilices.
  • Ventila el tiempo justo. 15 minutos por habitación son suficientes y evitarás pérdidas de calor excesivas.
  • Cambia tu caldera por una de bajo consumo. Consigue una más eficiente, como las de cogeneración. Suponen una inversión mayor, pero la reducción del consumo y del importe en tu factura merecerá la pena a la larga. Consulta y benefíciate de las ayudas disponibles.
  • No cubras los radiadores. El consumo será mayor y también la factura.
  • Apaga la calefacción por la noche y baja la temperatura si sales de casa. Nos permitirá reducir el gasto de forma considerable. Si vamos a salir unas horas podemos bajar la temperatura a unos 15 o 16 grados para mantener el nivel de confort.
  • Comprueba el aislamiento. Revisa que tu vivienda cuenta con sistemas de aislamiento adecuados que no dejen entrar el frío.
  • Revisa tu caldera. Un buen mantenimiento permitirá que tu caldera funcione con el máximo rendimiento y evitará problemas en el futuro. Algunas compañías incluyen en el contrato el servicio de mantenimiento de forma gratuita, recuerda realizarlo una vez al año.
  • Al cocinar utiliza el recipiente que mejor se adapte al fuego para no desperdiciar calor.
  • Compara ofertas. Elige la oferta que mejor se ajuste a tus hábitos de consumo. A la hora de contratar tu tarifa, ten en cuenta que algunas compañías incluyen de forma gratuita servicios como el mantenimiento o el servicio de reparaciones, lo que te puede permitir ahorrar una cantidad considerable al año.