Publicado: 27 de Septiembre de 2017

En muchos de los hogares de nuestro país el gas supone uno de los mayores desembolsos mensuales, es por ésto que te facilitamos consejos y trucos para ahorrar en la factura.

- Aprovechar el sol. Subiendo las persianas y abriendo las cortinas lograremos que la temperatura suba unos grados sin necesidad de encender la calefacción.

- Poner el termostato a los grados adecuados. 21 grados es suficiente para estar a gusto en casa, y cada grado por encima incrementa el consumo un 7%. Cuando hay mucha gente en casa, es una buena opción bajar un par de grados la calefacción en estos casos.

- Tener en cuenta todas las zonas de la casa. Dependiendo de la orientación, de las horas de luz o del tamaño de la habitación, cada estancia puede ser más o menos cálidas. En estancias donde no se pase mucho tiempo, se puede optar por cerrar la puerta o bajar el termostato a 15 grados. En el dormitorio se suele recomendar bajar la temperatura a 18 grados.

- Revisión. Se deben purgar los radiadores antes de cada temporada y vigilar que están en perfecto estado y hacer las reformas convenientes una vez se termine la temporada de frío.

- Abrigarse. Podemos así reducir los grados de la calefacción simplemente añadiéndonos una prenda.

- Ventilar con la calefacción apagada para no perder calor y energía.

- Aislar puertas y ventanas. Es importante tener cerramientos eficientes. En caso de no poder renovarlas, y de tener sistemas antiguos, es conveniente colocar gomas en los bajos de las puertas y bajar las persianas cuando se vaya el sol. 

- Hacer un buen mantenimiento de la caldera. Como mínimo, una revisión cada cinco años. Después de 15 años, debe ser sustituida.

- Agua caliente a 45 grados.

- Acortar el tiempo en la ducha. Ahorrarás agua y gas y desperdiciarás menos agua.

- Colocar el mando del grifo en el frío. Utilizarás el agua caliente cuando sea necesario.

- Aprovechar el calor residual. Cuando se está cocinando al horno o en la cocina, o se está planchando, se produce un aumento de temperatura. Hay que aprovecharlo y puedes bajar el termostato.

- Colocar las fuentes de calor estratégicamente. Los radiadores bajo las ventanas es la mejor ubicación para que se distribuya el aire. No hay que obstruir las salidas de calor con muebles, puertas o cortinas.